Categorías
Uncategorized

La personalidad jurídica. El bien pedaleado tándem entre psiquiatras y civilistas

 

Daniel J. Garcia
López

La Máquina Teo-Antropo-Legal. La persona
en la teoría jurídica franquista

Editorial Dykinson /Universidad Carlos IIII. Madrid.
2020, 120 pp.
ISBN: 978-8413245652
 
El cierre de la Facultad de Derecho de la
Univeresidad de Málaga a consecuencia de una huelga de limpieza que eligió sus
instalaciones como base de una incivil y antidemocrática conducta que así
abandonaba la legitimidad y licitud de sus reivindicaciones laborales, y
seguidamente la entrada en vigor de Decreto de Alarma que desde mediados del
mes de marzo pasado determino el confinamiento de la población para mejor control
combate de la extensión de coronavirus, me ha impedido conocer y disfrutar del
obsequio que en aquellas fechas tratara de hacerme llegar el Prof. Ayudante
Doctor (Dpto. Filosofía de Derecho. Facultad de Derecho. Universidad de
Granada)

Se trata de la obra que ha titulado La
Máquina Teo-Antropo-Legal. La persona en la teoría jurídica franquista
ahora
ya, por fin, en mis manos. Llevo parte de la tarde de ayer y esta mañana en su lectura, para
la que no ocultare una rendida admiración. Es un trabajo de extraordinaria
originalidad, singular enjundia investigadora y enorme arrojo intelectual. Un estudio serio y comprometido en torno al intercambio de tesis entre
juristas y psiquiatras –el bien pedaleado tándem José Castán Tobeñas y Antonio Vallejo-Nágera–
 para la construcción de un artefacto jurídico
– la personalidad jurídico-civil– que, más allá de la arqueología del
originario Título Preliminar en su origen codificador de 1889, alcanzó y
adquirió ‘nueva carta de naturaleza’ con la reforma del año 1974, subsistiendo
con envidiada salud por parte de otros textos jurídicos, durante la transición política
y el establecimiento de la Democracia.


Animo
a reflexionar sobre estas páginas, bien escritas, y ejemplo de cómo desde la Filosofía
jurídica actual cabe aún explorar con valor y utilidad temas reveladores y hasta
hoy abandonados.

Un
millón de gracias Dianiel por este asombro.

J. C. G.

Índice

Introducción

Capítulo I. Ziz o de la teo-antropología
jurídica

1. Escatología jurídica
2. Teología política
3. Biopolítica
4. La máquina teo-antropo-legal

Capítulo II. El cuerpo de la dictadura

1. Anatomía, patología y terapia
2. La inmunización de la comunidad de
destino
2.1. El organicismo en Primo de Rivera y
en Francisco Franco
2.2. El organicismo en la doctrina
jurídica
2.3. Democracia orgánica

Capítulo III. El ser jurídico

1. La crisis y el papel del derecho civil
2. La función salvífica
3. El nuevo Código

Capítulo IV. El ser psiquiátrico

1. Aumentar las fuerzas de la nación
2. Hispanidad como política racial
3. Vivero de la raza

Capítulo V. Al margen del ser

Conclusión
Bibliografía

 
Accesible em:
https://e-archivo.uc3m.es/bitstream/handle/10016/29463/maquina_garcia_hd79_2020.pdf?sequence=3&isAllowed=y
Categorías
Uncategorized

‘Las personas curvas’, y ‘El derecho curvo’

LAS PERSONAS
CURVAS

Mi madre
decía: a mí me gustan

las personas rectas.

A mí me gustan las personas curvas,

las ideas curvas,

los caminos curvos,

porque el mundo es curvo

y la tierra es curva

y el movimiento es curvo;

y me gustan las curvas

y los pechos curvos

y los culos curvos,

los sentimientos curvos;

la ebriedad: es curva;

las palabras curvas:

el amor es curvo;

¡el vientre es curvo!;

lo diverso es curvo.

A mí me gustan los mundos curvos;

el mar es curvo,

la risa es curva,

la alegría es curva,

el dolor es curvo;

las uvas: curvas;

las naranjas: curvas;

los labios: curvos;

y los sueños; curvos;

los paraísos, curvos

(no hay otros paraísos);

a mí me gusta la anarquía curva.

El día es curvo

y la noche es curva;

¡la aventura es curva!

Y no me gustan las personas rectas,

el mundo recto,

las ideas rectas;

a mí me gustan las manos curvas,

los poemas curvos,

las horas curvas:

¡contemplar es curvo!;

(en las que puedes contemplar las curvas

y conocer la tierra);

los instrumentos curvos,

no los cuchillos, no las leyes:

no me gustan las leyes porque son rectas,

no me gustan las cosas rectas;

los suspiros: curvos;

los besos: curvos;

las caricias: curvas.

Y la paciencia es curva.

El pan es curvo

y la metralla recta.

No me gustan las cosas rectas

ni la línea recta:

se pierden

todas las líneas rectas;

no me gusta la muerte porque es recta,

es la cosa más recta, lo escondido

detrás de las cosas rectas;

ni los maestros rectos

ni las maestras rectas:

a mí me gustan los maestros curvos,

las maestras curvas.

No los dioses rectos:

¡libérennos los dioses curvos de los dioses rectos!

El baño es curvo,

la verdad es curva,

yo no resisto las verdades rectas.

Vivir es curvo,

la poesía es curva,

el corazón es curvo.

A mí me gustan las personas curvas

y huyo, es la peste, de las personas rectas.

JESÚS LIZANO (Barcelona, 23.02.1931 – 25.05.2015.)

 

La palabra del hombre, Eds. Rialp (Col. Adonais), Madrid, 1989

 

 

José Calvo González, Direito curvo, trad. de André Karam
Trindade,Luis
Rosenfield y Dino del Pino, Posfácio deLenio
Luiz Streck,Livraria
do Advogado Editora, Porto Alegre, 2013, 78 pp.ISBN
978-85-7348-889-0