Categorías
Uncategorized

FRANCISCO DE GOYA Y ARTURO USLAR PIETRI. NOTAS DE CULTURA VISUAL Y LITERARIA PARA ARMAR UN ‘TABLEAU VIVANT’

Como en una representación de fantoches
evocaban las figuras del gordo y torpe Carlos IV, de la envejecida y mal
encarada María Luisa, del insolente favorito Godoy y de Fernando, Príncipe de
Asturias. “Todos intrigan contra todos.” Era un tejemaneje de rumores y de
conspiraciones. Carlos IV salía de caza todas las mañanas por los bosques de La
Granja y de Aranjuez. Por las puertas excusadas de los palacios entraban y
salían embozados frailes, militares, cortesanos, correveidiles de todas las
pintas. Había escenas de pleito entre Godoy y María Luisa. Godoy quería hacer
el juego de los franceses. Tendría una corona en tierras ganadas a Portugal.
Fernando, con los ojos torcidos de mala intención, oía a confesores, a
adivinos, a mensajeros de París y de Roma. “No me la va a birlar el Godoy.” Tal
vez no lo había dicho pero lo podía haber dicho. Hablaba como un majo de
Lavapiés. Con palabrotas y acentos que olían a anís de mala taberna.

Arturo Uslar Pietri, La isla de Robinson, Barcelona: Seis Barral (Biblioteca de
Bolsillo), 1983,
p.
111.


La
familia de Carlos IV
, por Francisco de Goya
(
1800). Museo del Prado. Madrid
Categorías
Uncategorized

Arqueología del ‘dictador hispanoamericano’, por Octavio Paz

 

«La imagen del ‘dictador hispanoamericano’ aparece ya, en embrión, en la del ‘libertador'»

Octavio Paz, «De la Independencia a la Revolución», en Id., El laberinto de la soledad (1950), México-Madrid-Buenos Aires: FCE, 1980 8a reimp., p. 110.

 
 
Octavio Paz (1914-1998)
Categorías
Uncategorized

Nueva España y la condición colonial en América hispánica

“La diferencia con las colonias sajonas es
radical. Nueva España conoció muchos horrores, pero por lo menos ignoró el más
grave de todos: negarle un sitio, así fuere el último en la escala social, a
los hombres que las componían. Había clases, castas, esclavos, pero no había
parias, gente sin condición social determinada o sin estado jurídico, moral o
religioso. La diferencia con el mundo de las modernas sociedades totalitarias
es también decisiva.
Es cierto que Nueva España, al fin y al cabo sociedad satélite, no creó un arte, un pensamiento, un mito o formas
de vida originales. (Las únicas creaciones realmente originales de América —y
no excluyo naturalmente a los Estados Unidos— son las precolombinas.) También
es cierto que la superioridad técnica del mundo colonial y la introducción de
formas culturales más ricas y complejas que las mesoamericanas, no bastan para
justificar una época. Pero la creación de un orden universal,
logro extraordinario de la Colonia, sí justifica a esa sociedad y la
redime de sus limitaciones.
La gran poesía
colonial, el arte barroco, las L
eyes de Indias,
los cronistas, historiadores y sabios y, en fin, la arquitectura novohispana en
la que todo, aun los frutos fantásticos y los delirios profanos, se armonizan
bajo un orden tan riguroso como amplio, no son sino reflejos del equilibrio de
una sociedad en la que también todos los hombres y todas las razas encontraban
sitio,
justificación y sentido” (El laberinto de la soledad
(1950) México. Madrid. Buenos Aries: FCE, 1980, 8ªreimp., p. 93).

Este fragmento, procedente de
‘Conquista y Colonia’, puede leerse en El laberinto de la soledad (1964) y sirve
de ejemplo a la práctica y expresión de un pensamiento sólo comprometido con el
buen juicio y el conocimiento histórico riguroso. Octavio Paz –hombre de
cultura– es aquí su mentor.

 
Octavio Paz (1914-1998)

La obra que, junto a otros ensayos
reunidos, toma el título del último de ellos, ofrece una valiosa oportunidad de
lectura.
Si tiene un ejemplar en sus bibliotecas
valoren favorablemente mi recomendación
. No
me lo reprocharán.

 

J. C.
G.
Categorías
Uncategorized

Anales iusliterarios de la Italia postcolonial

 
Alessandro Carrera
Il principe e il
giurista. Giuseppe Tomasi di Lampedusa e Salvatore Satta
Roma: Edizioni Scientifiche Italiane, 2006, 128 pp.
ISBN: 978-8885386495
Premessa
Capitolo primo
Mille anni di solitudine
1. Il periodo «giudicale» nella storia della Sardegna.
2. Le «Carte d’Arborea» come romanzo nevrotico collettivo.
3. Il Giorno del giudizio di Salvatore Satta e Il Gattopardo
di Giuseppe Tomasi Di Lampedusa come rielaborazioni
del trauma postcoloniale di Sardegna e Sicilia.
Capitolo secondo
Identità nazionale e colonialismo interno
1. La nozione di colonialismo interno e la questione se
la letteratura sia antropologia o se l’antropologia sia
letteratura.
2. L’etnocentrismo italiano, senza etnia e senza centro.
3. La passione tutta postcoloniale di spiegare la propria
«differenza».
Capitolo terzo
Scrittori, scriventi e antropologi di se stessi
1. L’antropologo come scrittore, e lo scrittore come antropólogo.
2. Quando l’antropologo si scopre oggetto antropológico,
per l’antropologia di qualcun altro.
3. Mito e realtà della persistente resistenza italiana alla
modernizzazione.
Capitolo quarto
Palazzi inesplorabili e allegorie sublimi
1. Il carattere «operistico» e aristocratico-popolare del
Gattopardo.
2. Old Comedy e New Comedy (Aristofane e Menandro)
nella struttura narrativa del Gattopardo.
3. Il rischio di considerare Il Gattopardo e Il giorno del
giudizio come pure «allegorie nazionali».
Capitolo quinto
La parola del principe e la parola del notaio
1. Romanzi che «funzionano» (Il Gattopardo) e romanzi
che «non funzionano» (Il giorno del giudizio).
2. Salvatore Satta tra il sublime e il grande stile.
3. Il mito del giudizio in Satta e la nascita della scrittura
dalla parola del notaio.
 
Bibliografia

Categorías
Uncategorized

Crítica y divulgación de trabajos científicos. Sobre ‘Iura et poemata’ y ‘La destreza de Judith’

Recensiones a Iura et poemata: Versos y constitucionalismo de tradición liberal (Lima: Centro de Estudios Constitucionales del Tribunal Constitucional, 2019) por Xiaomei Hanen en Revista europea de Historia de las ideas políticas y de las instituciones públicas 14 (diciembre 2019- febrero 2020), pp. 23-25,* y a La destreza de Judith. Estudios de Cultura literaria del Derecho (Granada: Edit. Comares, 2018) por Gonzalo Ana Dobratinich, en Revista europea de Historia de las ideas políticas y de las instituciones públicas 14 (diciembre 2019- febrero 2020), pp. 119-122.
 
 

*La recesión de Xiaomei Hanen se publica en chino.

Revista europea de Historia de las ideas políticas y de las instituciones públicas
ISSN versión impresa: 2386-6926
ISSN versión electrónica: 2174-0135. Accesible en: https://www.eumed.net/rev/rehipip/index.htm

Categorías
Uncategorized

Noventayochismo y Antropología criminal: el caso Baroja

Ya editado en papel, pendiente de acceso on-line, mi trabajo
«Noventayochismo y Antropología criminal: el caso Baroja», Revista europea de Historia de las ideas políticas y de las instituciones públicas 14 (diciembre 2019- febrero 2020), pp. 93-107.

 

 

Reproduzco las líneas finales del texto. Son éstas:

 

De memoria manuscrita La mano acaricia la memoria y la amansa cuando la escribe; y todo aquello que le hace perder de bravía, de silvestre y hasta de montaraz –que son estorbos, cuando no rémoras– lo gana para el entendimiento. El juicio maduro es para entonces la memoria quintaesenciada y prevenida en el teatro del tiempo.
Comienza por alisar palabras, como ‘sacaróforo’, porque:

«Usar nombres pseudocientíficos en vez de nombres vulgares y corrientes es el sistema lombrosiano, sistema que no añade nada a la idea y no hace más que cambiar las palabras del diccionario.”

Continúa luego con lo que hay detrás de ellas, de las palabras, que no son sino otras palabras:

«Dentro de la Ciencia médica se ha dado mucho la charlatanería, y si en un Messmer, en un Hahnemann o en el mismo Gall hay un fondo de charlatanería, no lo hay menos en los Lombroso, en los Richet y en los Freud.»

Y, así, ya se han removido todos los estorbos, que fueron los hechos. Ya la Memoria es incomún al almacén del Tiempo vivido. Es una memoria construida como otro personaje más de sus novelas, el verdadero personaje presente en todas ellas: la memoria de Baroja manuscrita por Baroja.

Categorías
Uncategorized

Derecho y Literatura en Perú. Novedad bibliográfica

Relatos jurídicos peruanos

Félix
F. Morales Luna
(comp.)

Madrid: Marcial Pons, Ediciones Jurídicas y Sociales
(Colección: Derecho y Literatura), 2020, 122
pp.

ISBN:
9788491237648

Esta
antología reúne narraciones de la literatura peruana que, en diferentes
contextos, retratan situaciones relacionadas con algún aspecto del Derecho.
Incluye siete relatos, agrupados en tres bloques.

El primer bloque reúne una selección de las Tradiciones
peruanas
, de Ricardo Palma, en cuyas peculiares crónicas sus protagonistas
burlan con picardía una cultura jurídica burocrática y formalista.

El
segundo bloque, Relatos andinos,
reúne narraciones situadas en los Andes peruanos, en las que el Derecho impone,
consolida y resguarda el orden político y social dominante. En manos de las
autoridades estatales (en Redoble por
Rancas
, de Scorza, o Calixto
Garmendia
, de Alegría), es expresión cómplice de un orden abusivo en un
contexto de explotación, mientras que, ejercido por las autoridades comunales
(en Ushanan-Jampi, de López Albújar),
expresa un orden socialmente legitimado, que reprime con severidad los actos
que lo desafían.

El
tercer bloque, Historias modernas en la gran urbe, incluye dos relatos signados
por la modernidad y el crecimiento urbano. Al
pie del acantilado
, de Ribeyro, presenta una lucha de supervivencia, de
errantes desposeídos, ante una ciudad expansiva que les repliega a espacios
devaluados. Conciliación, de Dughi,
es la historia de una jueza, aguda e intuitiva, acostumbrada a resolver casos
desde el Derecho, mientras su vida se dirige a convertirse en uno.

 

Presentación, Félix Morales Luna

Tradiciones peruanas

El abogado de los abogados, Ricardo Palma

Una hostia sin consagrar, Ricardo Palma

Don Dimas de la Tijereta, Ricardo Palma

Relatos andinos

Redoble por Rancas, Manuel Scorza

Calixto Garmendia, Ciro Alegría

Ushanan-jampi, Enrique López Albújar

Historias modernas en la gran urbe

Al pie del acantilado, Julio Ramón Ribeyro

Conciliación, Pilar Dughi

Sobre los autores

Félix F. Morales Luna es Dr. en Derecho por la Universidad de Alicante y Profesor en la Pontificia Universidad Católica del Perú.

Categorías
Uncategorized

La imaginación como existencia

«Savoir n’est rien, imaginer est tout. Rien n’existe que
ce qu’on imagine», Anatole France, Le crime de Sylvestre Bonnard, membre de
l’Institut
(1881), Illustrations de Paul Destez, Paris:
Calmann-Lévy, 19-?, p.
54.

 

 

Categorías
Uncategorized

Tercer ciclo del Seminario ARTES Y DERECHO. Suspensión temporal de la actividad presencial en la UMA.

Suspensión temporal de la actividad presencial educativa a todos los niveles -educación infantil hasta la universitaria- por dos semanas -30 de marzo inclusivo- con posibilidad de prórroga dependiendo de la evolución de estado epidemiológico en la Comunidad Autónoma de Andalucía.
Ello determinará la modificación de calendario y agenda previsto para la realización de actividades docentes complementarias, tales como las que se anuncian en el cartel en imagen.
Me correspondía intervenir en la sesión del 20, con una ponencia sobre ‘Artes y Derecho’, que pensaba concretar con el título de ‘Las vanguardias históricas’ en contexto de crueldad jurídica’.
Ahora el cierre de instalaciones de la Facultad de Derecho hace que sacrifique definitivamente -por buenas razones de colaboración con las medidas sanitarias adoptadas- mi presencia y participación, como seguramente habrán de hacer otros profesores y colegas del Área de Filosofía del Derecho.

 

J. C. G.

Categorías
Uncategorized

PASIONES DE BIBLIÓFILO. Sobre epistolarios entre una Montaña y una Flor, ultimado con cualidades iusliterarias y sobre estudios de género

Las
bibliotecas son muebles con doble fondo. No me refiero a la existencia de
disimulados resortes que, una vez pulsados, abren cajones de secreter u ocultos
compartimentos. Mi percepción es más bien resultado de circunstanciales
experiencias. La alineación de libros en un anaquel o balda comporta riesgos;
en ocasiones, el devolver a su lugar alguno de ellos amenaza la fijeza del
resto, y sucede que unos a otros se empujan y caen, o simplemente se deslizan,
de la parte de atrás. Ese ‘lugar-no lugar’ es como un puerto que no resguarda
de naufragios, sino que los provoca. De esos recónditos espacios, dársena de
libros varados, cuya existencia ni siquiera conocemos siempre, llega hoy a esta
página, como un redivivo, el titulado Cartas
de Echo e Narciso
, dedicadas á
Mocidade Academica da Universidade de Coimbra: Seguidas de differentes Peças,
relativas ao mesmo objecto (2ª edição.
Coimbra: Na Real Imprensa da Universidade. 1825.
In-8.º de 216 pp.), del lisboeta
António
Feliciano de Castilho (1800 -1875), 1.º vizconde de Castilho
,
fundador y director de periódicos y revistas, escritor romántico, poeta ciego
desde la infancia, defensor de ideales del liberalismo portugués de la época, y
jurista. Lo adquirí en la Livraria Guimarães,
allá por noviembre de 2005, aprovechando que participaba en el IIº Coloquio
del
Instituto Jurídico Interdisciplinar, organizado en la Faculdade de Direito de la Universidade
do Porto por mi buen amigo el Prof. Paulo Ferreira da Cunha.

 

António Feliciano de Castilho (1800 -1875) en 1836, por M. Sendim. BN de Portugal

 

 

Esta
2ª edición de 1825 mejora los contenidos de la fechada cuatro años antes,
primera de las cuatro que he localizado hasta 1843. Es interesante detenerse en
cada una de dichas datas porque las sucesivas portadas de la obra traen noticia
acerca formación jurídica de Castilho;
Estudiante de Cuarto año de
Cánones pela Universidade de Coimbra, en 1821; Bacharel formado em Canones pela
Universidade de Coimbra, 1825; Bacharel formado en Direito pela Universidade de
Coimbra, 1836 y 1843.
Por
lo demás, Cartas de Echo e Narciso
tiene una proyección jurídica que considero sugestiva –fue ésta una de las
razones para incorporarla a mi biblioteca– y a la que más adelante me referiré.

De
momento quisiera destacar, en primer lugar, que las veintiuna cartas dirigidas
por Echo a Narciso, independientemente de su forma métrica, forman
a mi parecer un romance, una novela
de epistolar. Seguidamente, que la elección de formas métricas es igualmente
menos relevante que el tono de la emotividad poética elegido, del todo ajeno a
la práctica –tan portuguesa– de una poesía ‘en majestad’ o heroico-mitológica
y, por tanto, de rasgos sencillos que, siguiendo los del romanticismo alemán, a
ciertan
con favorecer argumentos traídos de la naturaleza o de los sentimientos. Estas dos
apreciaciones, cuyo valor me descubrió la lectura de la Dedicatoria y del Prólogo
(pequeno para ser lido
), ya me hubieran bastado para su compra, pues
suponen figuraciones de modernidad literaria –mixtura de
géneros y nuevo lenguaje poético– que en absoluto deben ignorarse. El
Romanticismo literario colaboró a esa experimentalidad. También el Romanticismo
liberal, con una proyección que, a mi modo de ver, está presente de una forma
igualmente moderna en
Cartas de Echo
e Narciso
. Desde mi punto de vista, el modo en que Castilho estructura esa
correspondencia amorosa es decisivo para vincularlo a una idea emancipadora de
la mujer: es Echo quien trata de seducir y atraer a Narciso, y este quien se
defiende y resiste con firmeza a las constantes invitaciones, embelesos y
hasta súplicas de aquélla. Existe, pues, una inversión –casi carnavalesca– de los roles sociales
que en la aventura afectiva y erótica iban antes asignados para hombres y
mujeres. Esta 2ª edición de 1825, además, contiene como Segunda Parte y novedad
respecto del contenido publicado en
la Primera Parte, diversas Peças, relativas ao mesmo objecto. Una de ellas, en efecto, atañe a
la carta de una lectora de la edición de 1821, donde expone su desacuerdo con
el talante dispuesto para la condición de actuar de
Echo, que, a su juicio, quebrantaba así
los ‘derechos’ tradicionalmente atribuidos y conceptuados como propios de las
mujeres –asimismo en el sentido de convenientes y adecuados– en su relación con
los hombres.

No
he podido verificar la realidad material de esa carta que Castilho
dice haber recibido a través del Correio de Lisboa, y sería sólo una de
tantas con similar planteamiento. Comentaba esta misma semana con mi amigo
Felipe Navarro Martínez la posibilidad de que esa epístola pudiera ser fingida
y permitiera
al
Autor otro paso
de tuerca en la utilización de procedimientos metaficcionales, de absoluta
modernidad. En todo caso,
Castilho recurre a un medio –proyectivamente
religable con el tópico literario del ‘manuscrito encontrado’­– eficaz para
crear la ideación de un Tribunal de Justicia que juzgue la probidad y rectitud
de intenciones de la Musa del Autor al perfilar y desarrollar la conducta de
Echo. Será así el ‘Processo’ donde
las Cartas de Echo e Narciso se someten
a la decisión final del ‘Supremo Tribunal de Cithera’ (pp. 183-201). Esta es la
Peça jurídica-literaria,
de provecho para estudios de género, y que más arriba anuncié como categórica
en mi decisión de compra. En ella, se nos ofrecen los discursos –alegaciones–
de las partes intervinientes, y se resolverá por sentencia definitiva y firme. Corresponde
el acusatorio al Discurso de Aglaia, en representación de las Senhoras
Portuguezas, que arguye la preservación de “un direito muito respeitavel” y “a
soberanía da mulher” originarios por naturaleza, de toda inquietud perturbadora
que busque modificar o transformar el estado de cosas existente. La defensa en
respuesta a la inculpación precedente incumbe a la Musa del Autor, que para disentir
de la contraparte no sólo sostiene que las Ninfas no tienen que dar cuenta de –o
sea, justificar– sus acciones sino por sí mismas, “y que por eso
los
impulsos de su corazón constituyen su única ley”, sino que en ello concluye de
manera además tan segura como inopinable, expresando: “Pelo que
acabo de expôr-vos deveis convencer-vos, de que as Damas deverião antes
agradecer ao Poeta, que
para apresentar um exemplo em que meu sexo aparecesse como suplicante ao seu,
lançou mão da história de Echo e Narciso:
Echo, a mais terna, a mais constante de todas as Ninfas; Narciso, alem do mais bello, o mais duro e o mais ingrato de todos os homens”.
De donde, finalmente, la Sentença falla em los términos que aquí reproduzco: “
O Supremo Tribunal de Cithera depois de haver attentamente ouvido o Discurso da acusação recitado
por Aglaia, contra o
Poeta autor das Cartas de Echo e Narciso,
assim como a
sua defesa apresentada pela sua Musa, declara que o acusado está inocente: e como tal determina que o seu
crédito público lhe-seja restituído por todo o
Império de Amor:
ordenando igualmente, que a acusadora convencida, como o foi, da calúnia, seja
por três dias privada de tomar parte nas Festas de Citera, e nunca mais
seja vista por mancebo algum durante a sua estada no banho.”

El
valor iusliterario y la audacia del asunto afrontado por
António Feliciano de Castilho
demuestra que mi elección fue acertada. La obra suscitó en el breve lapso de
veinte años cuatro ediciones, y otra más portuguesa en 1904, además de la brasileña
de 1944 (Sao Paulo: Ed. Cultura), tuvo en su día un muy nutrido número de suscriptores
y, a mi entender, no es casual haber situado en Echo y Narciso la tópica de los
protagonismos.
Castilho tradujo Metamorfosis
de Ovidio (As metamorphóses de Publio
Ovidio Nasão: poema em quinze livros
, Lisboa: Na Imprensa Nacional, 1841).

Las
bibliotecas son muebles con doble fondo. Los libros –casi todos– son asimismo muebles
–cosas muebles– que, a la par de los lugares donde descansan y no-lugares en
que a veces se precipitan, también tienen ‘doble fondo’.

J.
C. G.