PASIONES DEL BIBLIÓFILO. Del amigo

Durante
la primera mitad del s. XIX las prensas gaditanas, como también las se Sevilla,
experimentaron un desarrollo extraordinario. Conocí a un librero de Antequera
que con gracejo inigualable afirmaba que en ellas se había impreso ‘la
intemerata’, y muy posiblemente no le faltaba razón. En Cádiz la imprenta de la
‘Revista Médica’ tal vez fue la de mayor prestigio y pulcritud tipográfica.
Además de ediciones destinadas a galenos, acogió traducciones de autores
clásicos y de varios contemporáneos europeos, como Walter Scott.

Este
Lelio, o Dialogo de Marco Tulio Ciceron sobre la amistad”,
por nueva traducción con el testo latino y notas, seguida de algunos fragmentos
de Séneca sobre la amistad y de la refutación que hace Tulio en el libro De
finibus
de la doctrina de Epicuro aplicada a la amistad es obra de Fernando
Casas (1797-1877), natural de Chiclana, Dr. en Medicina y Cirugía

Tengo
localizados en el Catalogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español hasta
nueve ejemplares, repartidos desde la Biblioteca Provincial de Cádiz, la de la RAE,
la universidad de Valladolid y otras dos catalanas, la Biblioteca insular de
Gran Canaria, un Seminario Diocesano en Lugo y, lo que más me interesa subrayar,
el depositado en la Biblioteca del Centro Cultural de los Ejércitos en Madrid. Anoto
esta circunstancia porque –como ya fuera el caso de la traducción del Arte de
Horacio, que hace poco posteé- los dedicatarios son en ambas traducciones militares.
En aquella, D. Nicolás Francisco del Christoval del Campo, Coronel de los
Ejércitos y del Regimiento Provincial de Sevilla, que poseía una rica
biblioteca, afición por las artes y por coleccionar ingenios y máquinas. De esta de Casas, el Sr. Juan Redondo, “primer profesor de Medicina cirugía
de la Armada Nacional”. Algo debería hacernos meditar estas dedicaciones que,
sin dejar de contemplar el bermellón de Marte, miran a estrellas más lucientes.

Y
ahora voy al tema de esta lectura en la despensa espiritual de mi biblioteca. Leer a Cicerón en el sobre la Amistad es
mucho más que un entrar al diálogo interior a través de los ojos que descifran
palabras, líneas y páginas; leerlo es casi oírlo. Y atiendo a esto fragmento:

«Ni yo hablo aquí
de la
mediana ó
vulgar
amistad
, que no deja de tener tambien sus
ventajas
y placeres, sino de la
perfecta y verdadera, corno fué la de un corto numero de amigos escojidos. Esta es
la que contribuye al mayor esplendor de la
prosperidad
,
y la que, participando de los reveses de la fortuna,
suaviza
y
hace mas llevaderas sus penalidades «

 

La
Amistad es esa dádiva perfecta del afecto; entusiasta donación del yo entre quienes
la dan y quienes la reciben.

 

J. C. C.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Related stories