Categorías
Uncategorized

Tortura, o las vistas desde Portainferno

Massimo La Torre &Marina Lalatta Costerbosa

¿Legalizar la Tortura? Auge
y Declive del Estado de Derecho

Trad. de Francisco Javier Ansuátegui Roig

Valencia: Tirant lo Blanc, 2018, 228 pp.

ISBN: 9788491907053

Guantánamo, Abu Ghraib:
nombres siniestros, que evocan escenarios de humillación, vejaciones y sevicias
a los detenidos. A partir de estas y otras cuestiones análogas, se ha abierto
un importante debate que gira en torno a la pregunta: ?¿Es legítima la
legalización de la tortura?? Es una cuestión escabrosa, que el volumen aborda
de un modo directo, mostrando la necesidad moral y jurídica de una respuesta a
tal pregunta. Una respuesta que es, sin excepciones, negativa. Recorriendo la
historia y la doctrina de la tortura, e ilustrando la red de argumentos y
teorías encaminadas a defenderla o a condenarla, los autores se centran
lucidamente en un tema que a partir de la Ilustración parecía destinado a
desaparecer de una vez por todas de la escena pública y que por el contrario ha
regresado inesperadamente al foco de atención de nuestro tiempo.

 

Índice

Introducción. Derecho y fuerza

Introducción a la versión castellana

Primera parte

TORTURA E HISTORIA

Capítulo I

Historia de un tormento político

1. Brevísima historia de la tortura

2. Las dos caras de la tortura

3. Perfil judicial

3.1. La tortura y la confesión

3.2. La tortura como pena ejemplar

4. Perfil político

4.1. Tortura y tiranía

4.2. La tortura como lucha contra el enemigo político

4.3. Tortura y seguridad pública

4.4. Tortura como disuasión

4.5. Tortura y tradición

5. Tortura y teoría del doble efecto

Capítulo II

Contextos y teorías sobre la abolición de la tortura

1. La inutilidad de la tortura

2. La irracionalidad de la tortura

3. La tortura como fuente de inseguridad social

4. La injusticia de la tortura

4.1. Contra la recta razón

4.2. Contra el derecho de la naturaleza

4.3. Contra la presunción de inocencia

4.4. Como mal gratuito

4.5. Como mal excesivo

4.6. Como infamia

Capítulo III

La ley contra la tortura

1. Fuentes normativas internas

2. La tortura en el Derecho internacional

Segunda parte

TORTURA Y DERECHO

Capítulo IV

Un cambio de paradigma

1. El retorno de la violencia en el Derecho

2. Lo «impensable» moral

Capítulo V

A favor y en contra de la tortura

1. Cinco argumentos moralizantes

1.1. Tortura y estado de emergencia

1.2. El mandato judicial de la tortura. De la tortura de hecho a la tortura

de derecho

1.3. La bomba de relojería. Tortura y seguridad pública

1.4. Legítima defensa. La tortura como defensa de la estabilidad política.

1.5. Tortura y razón de Estado

2. Tortura y verdad. De nuevo, la inutilidad de la tortura

3. Cuatro argumentos jurídicos

3.1. Redefinición

3.2. Analogía

3.3. Laguna

3.4. Ponderación

3.5. Objeciones

Capítulo VI

La jurisprudencia de la tortura

1. Tortura y Estado de Derecho

2. Tortura y derechos humanos

3. Una vez más: «Juristas, malvados Cristianos»

Bibliografía

Massimo La Torre, Catedrático de Filosofia del diritto nell’Università di Catanzaro. Marina Lalatta Costerbosa, Catedrática de Filosofia del diritto nell’Università di Bologna

XXX




La Tortura di Prometeo (ca. 1630)

Gioacchino Assere (1600-1649)

Categorías
Uncategorized

Kafka sobre la voz audible de Dios

«Los efectos de un rostro pacífico, de una charla tranquila, especialmente de una persona desconocida, cuyas intenciones aún no se han adivinado. La voz de Dios en una boca humana.»

(20 de diciembre de 1913)
 Franz Kafka. Diarios (1910-1913), ed. de Max Brod, trad. de Feliu Formosa, Barcelona: Lumen, 1975, p. 310.

Categorías
Uncategorized

Animales y Derecho. Sobre los ‘juicios de los grajos’, por Miguel Delibes

El relato de esta entrada pertenece al conjunto de los que integran Viejas historias de Castilla la Vieja
(1960), de Miguel Delibes (1920-2010), y hace el número XIV de ellos con el título
de ‘Grajos y avutardas’. Con traerlo aquí quiero rendir un homenaje especial a
quien me lo dio a leer por primera vez hace más de 40 años. Fue mi profesor de
Literatura en el bachillerato, don José Luis Moreno Siles. A él debo el severo
contagio por la lectura de obras literarias. Recuerdo que aquellas Viejas historias formaron parte del
elenco de los libros leídas y que sus clases me fascinaron.

Ahora, regreso a este recuerdo como jurista, para aprovechar en ella el
tema de los juicios de animales que
no poca literatura jurídica ha hecho correr.

El fragmento dice así:

 

“En la gran planicie que forman las tierras de mi pueblo, de la parte de Molacegos
del Trigo, hay una guerrilla de chopos y olmos enanos, donde al decir del Olimpio
celebraban sus juicios los grajos en invierno. El Olimpio aseguraba haberlos
visto por dos veces, según salía con la huebra al campo de madrugada. Al decir
del Olimpio, los jueces se asentaban sobre las crestas desnudas de los chopos,
mientras el reo, rodeado por una nube de grajos, lo hacía sobre las ramas del
olmo que queda un poco rezagado, según se mira a la izquierda. Al parecer, en
tanto duraba el juicio, los cuervos se mantenían en silencio, a excepción de
uno que graznaba patéticamente ante el jurado. La escena, según el Olimpio, era
tan solemne e inusual que ponía la carne de gallina. Luego, así que el
informador concluía, los jueces intercambiaban unos graznidos y, por último,
salían de entre las filas de espectadores tres verdugos que ejecutaban al reo a
picotazos sin que la víctima ofreciera resistencia. En tanto duraba la
ejecución, la algarabía del bando se hacía tan estridente y siniestra que el
Olimpio, la primera vez, no pudo resistirlo y regresó con la huebra al pueblo.
Cuando el Olimpio contó esta historia, Hernando Hernando dijo que había visto
visiones, pero entonces el Olimpio dijo que le acompañáramos y allá fuimos todo
el pueblo en procesión hasta el lugar y, en verdad, los grajos andaban entre
los terrones, pero así que nos vieron levantaron el vuelo y no quedó uno.
Hernando Hernando se echó a reír y le preguntó al Olimpio dónde andaba el
muerto, y el Olimpio, con toda su sangre fría, dijo que lo habrían enterrado.
Lo cierto es que dos años después regresó al pueblo con el mismo cuento y nadie
le creyó. Yo era uno de los escépticos, pero, años más tarde, cuando andaba
allá afanando, cayó en mis manos un libro de Hyatt Verrill y vi que contaba un
caso semejante al del Olimpio y lo registraba con toda
seriedad.”

 

 

 

Viejas historias de Castilla la Vieja (1964), textos de Miguel Delibes y fotografías
de Ramon Masats, Barcelona: Lumen, 1963
.

Categorías
Uncategorized

Ética platónica en Concepción Arenal (1820- 1893)

 

 

Antonio Moreno
Castillo

De Platón a
Concepción Arenal
: ensayo con notas de obligada lectura

Vigo: Academia del
Hispanismo, 2018, 118 pp.

ISBN: 9788416187843

La idea de escribir este libro se nos
ocurrió a raíz de la elaboración de nuestra tesis doctoral, que trata de la
influencia de la teoría moral platónica en Epicuro de Samos, aunque también
hablamos en ella de la influencia sobre otros filósofos griegos. Al leer la
bibliografía nos sorprendió la incomprensión que demostraban muchos
tratadistas, sobre todo ingleses y estadounidense, de la teoría moral
platónica. Y esta sorpresa fue debida en parte a que nos pareció evidente que
esta teoría estaba en la base de la filosofía penal moderna, que propugna la
rehabilitación moral del delincuente. En la tesis citamos como el mejor resumen
que se puede hacer de la moral platónica la frase de Concepción Arenal que
Victoria Kent, cuando era ministra de la República, hizo poner en el
frontispicio de la cárcel modelo de Madrid: Odia
el delito y compadece al criminal
. A raíz de esta frase nos pareció
interesante profundizar en el tema, y al leer las obras de C. Arenal observamos
que, consciente o inconscientemente, hace una defensa radical de la ética de
Platón, pues no sólo se identifica plenamente con sus ideas morales, sino que
explica cómo llevarlas a la práctica.

Justificación

Introducción

La
ética de Platón

La
libertad humana

Aristóteles

Cicerón

Séneca

Agustín
de Hipona

Thomas
More

Tomasso
Campanella

Montesquieu

Beccaria

El
penado

La
prisión

La
terapia

Máximas

Bibliografía

 

Antonio
Moreno Castillo
(1952). Licenciado en Biología per la Universidad de Santiago de Compostela
(1974) y en Filosofía por la Universitat de Barcelona (1987). Doctor en Filosofía
por la Universitat de Barcelona (2012), con la tesis titulada L’intel·lectualisme moral a Epicur de Samos

xxxx—xxxx

Recibí un ejemplar de esta obra, obsequio
de su autor, semanas atrás y ha permanecido sobre mi mesa de trabajo
consintiendo, apenas, intermitente lectura. Esta circunstancia, tan díscola
para una convenientemente morosa apreciación del contenido, se convirtió no
obstante en virtuosa para su caso. Pocos libros –o, alternativamente, libros de
otro género– permiten saborear sus contenidos en catas discontinuas y casi
eventuales. Terminadas hoy sus páginas, dos reflexiones se me ocurren. Una es
que el método utilizado por mí al leerlas no es mejor que seguir el curso
natural de su paginación, que también recomiendo, pero en mí aquél ha traído conocimientos
que ciertamente ignoraba. Cada capítulo, todos 
exquisitamente breves, está perlado de ese gozo, deleite que se degusta
con una buena gramática y sintaxis de nuestro idioma. De ahí que acudiera al
libro dejándome marcar por las salpicaduras de a ratos. Otra meditación procede
de la importancia de una tesis; quienes la hicimos sabemos bien hasta qué
punto, como obra de vida, concreta y, a veces, también limita, el curso de las que serán
o podrán ser ulteriores investigaciones. La obra de la que me ocupo tiene una
confesada genética en la tesis doctoral –que no he leído, pero que puedo
reconocer– de la que trae causa.  No es la
hija menor –aunque también suele ser la más querida, si posible fuera gradar el
amor a las criaturas que cada cual hace nacer a este mundo– sino el aire de
familia que ya identificó a la mayor. Su perfil estaba en ésta. Cuando se
trabaja una tesis se descubre y comprende mucho más de lo que finalmente acaba
incorporándose a ella y, en ocasiones, hasta mucho de lo mucho mejor queda por tiempo
fuera, o al margen, de ella. El A. recoge ahora una parte –más habrá con
seguridad– de ese exceso que no halló el camino regular, el método, de la
tesis, pero que respiraba en ella como un iter paralelo que algún día debía recorrerse.
En este libro –fruto de la percepción de la raigambre platónica presente en
Concepción Arenal– así lo hace. Este resultado es, además, itinerante, porque
va caminado por las sendas de otros autores que borgeanamente ‘percursan’ lo
escrito por Arenal. Por rutas que otros despreciaron o, más simplemente, no
adivinaron, el A. conduce–aparentemente como un flaneur– nuestros pasos de lectura por una alameda platónica. Y la recorremos a la
sombra platónica de Arenal.

Me he ocupado de Concepción Arenal en un
trabajo de 2011 titulado“Odia el delito, y compadece al delincuente
(Memoria de Correccionalismo, Antropología culturaly Literatura
popular)”, que luego recogí enEl Escudo de Perseo. La cultura literaria del Derecho. Estudios interdisciplinares(Granada: Comares,2012),
pp. 73-87. Y ello me explica el atractivo que he podido sentir al leer De Platón a Concepción Arenal. Lo expreso como jurista
que dedica buena parte de su inquietud a descubrir y comprender acerca de filosofía
jurídica, moral  política. Verosímilmente,
y muy bien pudiera ser verdaderamente, porque es imposible hacerlo y no
sentirse algo ‘platónico’, tantas veces llevado –o arrastrado de los brazos– a
ser ‘aristotélico’. Concepción Arenal, en efecto, fue asimismo en este sentido,
platónica.

Yo lo descubrí, y se me hizo posible comprenderlo, en la propensión finalísima de su obra –intelectual, proactiva y vivencial–
no sólo a compadecer –la cumpassio latina, ¡tan por practicar!– del otro, sino
amarle. Amar es la forma más alta del contacto y la comprensión del
sufrimiento del otro, además de la simpatía de su alegría.

Felicito al A., y les recomiendo su libro.

 

 

Monumento
a Concepción Arenal, 1898

Por
Aniceto Marinas (1866-1953)

Ourense

Foto
de Pablo Gómez (2006)

Categorías
Uncategorized

Fabulaciones gráficas con Borges

Lucas Nine

Borges, Inspector de aves

Buenos Aires: Hotel
de las Ideas, 2018, 160 pp.

ISBN: 9789874164001

En un famoso y conocido episodio ocurrido,
Jorge Luis Borges renunció a su puesto en una biblioteca municipal después de
ser designado al cargo de “Inspector de Aves y Conejos”. La historia de
Nine,”Borges, Inspector de aves”, toma este hecho como punto de partida para
preguntarse lo que hubiera ocurrido con el escritor de haber aceptado su nuevo
destino.

 

X-X-X

Agradezco a Gonzalo Ana Dobratinich –Doctorando
en temas de ‘Derecho y Literatura’ de la UBA en cotutela con la UMA- el presente que me hace de esta obra, nada
fácil de hallar en España. La llevo con a los anaqueles mi biblioteca en la
parte del fondo ‘borgeano’ que, con fervor, tengo reservado en ella.

J. C. G.

XXX

Jorge Luis Borges,
inspector de aves

por Marisa E. Martínez Pérsico

El siguiente es el texto publicado por
la prensa argentina en 1946, apenas promovido el cambio de funciones del
bibliotecario Borges al cargo de Inspector
de Aves y Conejos
para la Municipalidad.

Una inteligente perlita de ironía
porteña, especialmente por la pregunta retórica final:

“Jorge Luis Borges, inspector de aves”.
Este que, si por el intendente municipal fuera, serviría de epígrafe para la
tarjeta del autor de Ficciones,
parece haberse frustrado por propia decisión del ilustre escritor. El señor
Borges, en efecto, no aceptará estas funciones que le ha encomendado la
Municipalidad.

Jorge Luis Borges –nombrar sus libros es
desconfiar de la cultura de nuestros lectores– era hasta hace poco titular de
una de las bibliotecas municipales. Cuando llegó la campaña pre-electoral,
Borges se puso abiertamente contra Perón. Borges es un amante de las fantasías
–su último libro señala un recrudecimiento de esta afición– y era natural entonces
que se decidiera por la Unión Democrática, que no era al cabo más que una
hermosa fantasía, en lo de unión y en lo de democrática. ¿Por qué entonces
tomarle en cuenta ese gesto? ¿Por qué no obrar con un poco más de generosidad?

No creerá, sin duda, el doctor Emilio
Siri que la Revolución se ha hecho para tomar venganzas… Se ha hecho, en última
instancia, para ver cómo progresa la Patria. Por lo menos así lo habíamos
creído el 17 de Octubre. ¿Y supone en Dr. Siri que la Patria progresará mucho
si los escritores se dedican a cultivar gallinas y los avicultores a escribir
novelas?

Fuente:LiteraTerra. Accesible en: http://www.literaterra.com/jorge_luis_borges/jorge_luis_borges_inspector_de_aves/

Categorías
Uncategorized

Balzac: «Todo el estado social descansa sobre los ladrones»

Honoré de Balzac

Código de ladrones

Para uso de personas honradas

trad. de Romain Villé

Madrid: Ediciones Séquitur, 2018, 96 pp.

ISBN:9788415707554

 

 “¡Muy felices seremos si, gracias a nuestra
experiencia, podemos servirles de guía revelando en este pequeño libro los
modos más sorprendentes de robarse unos a otros en sociedad!”

 

 

XXX-XXX

 

 

 

Honoré Balzac por Auguste Rodin ()1840-1917

Modelado en 1892 y fundido entre 1918 y1926

Museo de Israel

 

«Los ladrones son una plaga peligrosa de las sociedades, pero tampoco podríamos negar su utilidad en el orden social y en el gobierno. […] ¿Qué será de nosotros el día en que sólo haya por doquier gente honesta, sensible, tonta, ingeniosa, educada, sencilla? Sería un aburrimiento letal; ya no habría nada con picante: lloraríamos ante la inutilidad de las cerraduras.

Eso no es todo, ¡qué gran pérdida traería esto consigo! La gendarmería, los magistrados, los tribunales, la policía, los notarios, los abogados, los cerrajeros, los banqueros, los alguaciles, los carceleros, se desvanecerían como uno nube. ¿Qué harían entonces? ¡Cuántas profesiones dependen de la mala fe, el robo y el crimen! ¿Cómo pasarían el tiempo aquellos que gustan asistir a juicio, presenciar ceremonias judiciales…? Todo el estado social descansa sobre los ladrones, base indestructible y respetable; no hay nadie que no pierda en su ausencia; sin ladrones, la vida sería una comedia sin Crispines y sin Figaros.

De todas las profesiones, ninguna es, por lo tanto, más útil a la sociedad, que la de los ladrones; y si la sociedad se queja de las cagas que los ladrones le obligan a soportar, hace mal; es tan solo a ella misma y ya sus inútiles y costosas precauciones a quien deben achacar el exceso de impuestos». Cf. p. 19.

Publicado en 1825

 

Categorías
Uncategorized

Ópera y Derecho. La bocina de plata del Caballero del Cisne

Alberto Tedoldi

Il processo in musica

nel Lohengrin
di Richard Wagner

Pisa: Pacini
Editore, 2017, 192 pp. + 8 il.

ISBN: 978-88-6995-270-8

In principio era il rito e il rito rendeva giustizia; e il rito creava il
diritto
. Tutto in
principio era nel rito: giustizia e diritto erano generati per mezzo del rito
e, senza di questo, nulla sarebbe stato fatto di ciò che esiste nel campo
dell’umana giustizia.

Il genio
wagneriano coglie intuitivamente questo mistero
: scrive, musica e rappresenta la “lotta
per il diritto” more germanico nella mirabile sinestesia del Wort-Ton-Drama,
con la verità espressiva dell’opera d’arte totale che, al modo dell’antica
tragedia greca, fa contemplare e conoscere il “puro umano” attraverso la potenza
archetipica di miti e leggende.

Rito,
giustizia e musica sono al centro delle riflessioni suscitate dal
Lohengrin di
Richard Wagner e offerte in questo libro,
che confronta
passato e presente, arte e realtà nel diritto e nel processo.

Parte
prima

Sentenza
di prova (Beweisurteil) e duello giudiziario (Gerichtskampf)

L’accusatio di Friedrich von
Telramund contro Elsa von Brabant

Germanesimo
e ordalia (Urteil): sentenza di prova (Beweisurteil) e giudizio di Dio
(Gottesurteil)

Il
duello giudiziario (Gerichtskampf) e le sue regole

La
in ius vocatio e la fase prodromica al Gottesgericht: Legitimation durch
Verfahren, riti, tempo e spazio del processo (Gerichtskreis) tra realtà e símbolo

Riconoscimento del giudice, trattazione della
causa e Beweisurteil

Il
Gottesgericht nelle parole, nei gesti e nella música

Lohengrin
giunge «a miracol mostrare»

Lohengrin
affronta e vince il Gerichtskampf

Parte
seconda

L’‘impugnazione’
del giudizio di Dio (Gottesurteil)

Friedrich versus Lohengrin:
l’accusa (Klage) di frode processuale e di carenza di legittimazione al duello

Il gravame di Friedrich per la
riapertura del dibattimento (Wiederaufnahme des Verfahrens)

La domanda di revocazione (Restitutionsklage)
del Gottesurteil

La
querela nullitatis (Nichtigkeitsklage) cumulata alla domanda di revocazione del
Gottesurteil

Rigetto
immediato del gravame di Friedrich per manifesta infondatezza

Epilogo:
violazione del Frageverbot, anamnesi e agnizione di Lohengrin, rottura
dell’incantesimo … e non vissero felici e contenti …

 

Elenco
delle Tavole

Elenco
dei Leitmotive

 Alberto Tedoldi, professore di diritto
processuale civile nell’Università di Verona, è autore di numerosi libri e
saggi in materie giuridiche. Ha studiato canto lirico presso il Conservatorio
di Milano, specializzandosi nei Lieder romantici e nella musica sacra. Come
tenore solista, ha eseguito la Sinfonia n. 9 di Beethoven, nonché, in forma
semiscenica, la Traviata di Verdi e il Tannhäuser di Wagner. Da oltre
trent’anni è loggionista del Teatro alla Scala.

 

 

 

La llegada de Lohengrin a Amberes

August von Heckel
(1824-1883)

Castillo de Neuschwanstein, Fussen. Alemania 

Categorías
Uncategorized

Del insulto como la decisión sobre la vida y la muerte de todos, por Kafka

«Insultos pensados como algo literario van circulando de un lado a otro; vuelan en el ámbito de los temperamentos más enérgicos. Aquello que, dentro de las grandes literaturas se produce en la parte más baja y constituye un sótano del cual se podría prescindir en el edificio, ocurre aquí a plena luz; lo que allí provoca una concurrencia esporádica de opiniones, aquí plantea nada menos que la decisión sobre la vida y la muerte de todos»

(25 de diciembre de 1911)

Franz Kafka. Diarios (1910-1913), ed. de Max Brod, trad. de Feliu Formosa, Barcelona: Lumen, 1975, p. 185.

Categorías
Uncategorized

Kafka, casi macbethiano

«Las palabras representan sólo pequeños momentos de tensión en medio de un ruido informe»

Franz Kafka. Diarios (1910-1913), ed. de Max Brod, trad. de Feliu Formosa, Barcelona: Lumen, 1975, p. 181.

 

 

 

 

«La vida es un cuento contado por un idiota, lleno de ruido y de furia, que no tiene ningún sentido.»

William Shakespeare, Macbeth, V.º acto, escena v.

Categorías
Uncategorized

Alonso Villadiego Vascuñana y Montoya: Bartleby ‘avant la lettre’

Anoche terminé definitivamente el texto en el que me solazado estos días atrás: Novela de un procesalista del barroco español, precursor de Bartleby, y su diferida redención.

Fui atraído por las particulares circunstancias que rodeaban a la Instrvccion politica, y practica ivdicial, conforme al estylo de los Consejos, Audiencias, y Tribunales de Corte, y otros ordinarios del Reyno’ (1612), y las espesas nieblas que entorno a su autor -Alonso Villadiego Vascuñana y Montoya- se han mantenido impenetrables. Todo surgió con la adquisición, unos meses atrás, de la ed. vallisoletana de 1626.

Aprender y divertirse; o simplemente, aprender a divertirse.

 

J. C. G.