Categorías
Uncategorized

SILVELA Y LOS COOLHUNTERS

 

Anoche anduve leyendo a Francisco Silvela (Francisco Agustín Silvela Casado, 1843-1905) -sí, el político canovista y notable jurista, que fue mentor de Antonio Maura- pero no en páginas jurídicas, históricas o políticas. Leí al Silvela que con ‘buen humor’ retrataba la belleza de ese «quiero, pero no puedo» tan de semi-burgueses. Es el opúsculo titulado La Filocalia o arte de distinguir a los cursis de los que no lo son*, de 1868 y escrito –se dice con insistencia– en colaboración con Santiago de Liniers y Gallo Alcántara (1842-1908), escritor, abogado, senador y Conde. Aunque a Silvela, en verdad, únicamente pertenece la autoría del ‘Reglamento Instructivo para la constitución del
Club de los Filócalos’. ¿Será ésta una cursilería de los editores o una estrategia comercial?.

En cualquier caso, hoy instalados ya en la post-burguesíael calificativo de cursi  ha experimentado un nuevo ‘giro’ ideológico, que Tierno Galván, en un artículo memorable de 1952**, no pudo prever.
Creo que se trata del COOLHUNTER; esto es, ese investigador social -científico de la Política, por abundancia- que, con extraordinaria capacidad de análisis, interroga de modo incansable la actualidad, siempre ofreciendo una rica colecta de citas directas a eminencias anglosajonas, procurando así que lector se demore en el conocimiento del personal punto de vista de aquel sabio, quien nunca acaba por darlo. Además, tal impasse (imaginado como suspense) lo aprovecha sagazmente para decir(se) que se halla un par de metros por delante de la cotidianeidad tan burda, claro.
Todo lo cual no demuestra sino que lo ‘cursi’ sigue siendo inmortalmente español.

 

J.C.G.

 

—-

*

 

Francisco Silvela

Arte
de distinguir a los cursis

Pról. de Mario
Merlino (`Márgenes del gusto’, pp. 7-14)

Madrid: Trama
Editorial, 2016, 69 pp.

ISBN: 9788492755738

 

**

Enrique Tierno Galván, «Aparición y
desarrollo de nuevas perspectivas de valoración social en el siglo XIX: lo
cursi», Revista de Estudios Políticos 62, (Marzo/Abril
1952),
pp. 85-106

 

Categorías
Uncategorized

Amado monstruo. Identidad y diferencia en Foucault

Luciano Nuzzo

Il mostro di
Foucault. Limite, legge, eccedenza

Roma: Meltemi (Collana Linee), 2018, 292 pp..

ISBN: 9788883538506

Il mostro costituisce il limite di un determinato ordine del discorso e del
potere, segnala il punto di crisi dei dispositivi nell’includere, gestire,
controllare la differenza. Ma la differenza è mostruosa nella misura in cui
pone il pensiero e il linguaggio di fronte ai propri limiti. Tale questione ha
carattere riflessivo, riguarda la possibilità di pensare questa
indeterminatezza, questo indefinibile a cui il mostro rinvia. La sfida del
mostro concerne la stessa pratica filosofica quale pensiero in grado di pensare
la differenza singolare e molteplice, senza che tale differenza venga
misconosciuta e fraintesa, assoggettata e identificata all’interno di un
dispositivo significante, che procede attraverso distinzioni, partizioni,
determinazioni. La posta in gioco è alta. Riguarda la possibilità del pensiero
di essere critico, pensiero della differenza, pensiero molteplice, in grado di
sfuggire alla dialettica della identità e alla sovranità dell’uno. Qui è
possibile cogliere il carattere mostruoso del pensiero di Foucault. Un pensiero
dell’eccedenza, capace di inquietare e rendere instabile tanto i discorsi che
stabiliscono il confine tra identità e differenza, quanto le pratiche di potere
che si assumono il compito di governarla.

 

 

 

 Michel Foucault (1926-1984)

 

 

XXX

 

Obsequio de Luciano Nuzzo (Facoltà di Giurisprudenza. Università del Salento. Lecce) -discípulo de mi buen amigo Raffaele De Giorgi- y ejemplo del brillante trabajo de una joven generación de filósofos y sociólogos del Derecho en Italia.

J.C.G.

Categorías
Uncategorized

Direito e Literatura. Seminario en la Universidade de Brasilia

Faculdade de Direito – Universidade de Brasilia

 

Seminario organizado por el Dr. Cristiano Paixão, Professor Adjunto de Direito Constitucional e História do Direito da Faculdade de Direito da Universidade de Brasilia

Categorías
Uncategorized

El dolor y la brújula

Premier deuil (1888)

William Adolphe Bouguereau (1825-1905)

 

Desvelado estuve leyendo en
las páginas de Ante el dolor de los demás, de Susan Sontag. Leí errático, y cavilé
sin rumbo.

Creo que el
dolor físico no habla, no se expresa; el dolor del cuerpo carece de lenguaje
para expresarse, es prelinguístico. Ni la Literatura, con todas las palabras a
su alcance, saca a hablar al dolor; no sabe literalmente cómo hacerlo. Existen lenguajes
que lo hablan psicológicamente, desciframientos clínicos y forenses para decir
lo que el dolor dice o no dice. Y expresan una paradoja; hablan el dolor en una
lengua de desconfianza hacia lo que conscientemente dice o subconscientemente no
dice el doliente. Pero la sensible literalidad del dolor físico en sí mismo es inaudible,
porque desgarra todos los lenguajes. El más sordo de todos es el Derecho, pues
se permite hablar de pecunia doloris, que amoneda el dolor; pero esa moneda de curso legal no se ‘cambia’ por el dolor,
sino sólo –y todo lo más– por el sufrimiento. Éste es sólo una acuñación defectuosa de aquél; es el
desconsuelo, es la congoja y es la ausencia, que nunca será tan intensa como el
dolor. La pérdida de un miembro corporal no equivale al dolor físico de
perderlo, y dudo mucho que se ‘recupere’ –el dolor del miembro- por pecunia
doloris
, que si acaso únicamente indemniza –esto es, alivia– del dolor. Dicho de otro modo, ¿es que acaso indemnizar puede devolver la indemnidad, convertir a alguien en indemne al dolor? Y, por supuesto, la
reparación –la restitutio in integrum es otra fantasía jurídica, otra más; restablecer lo desmembrado,
lo desintegrado.

Cuando hablamos –¡hablamos!– del dolor de las víctimas qué
expresamos, qué podemos expresar. ¿Es que
podremos alguna vez expresar el inexpresable dolor que no habla? Hay aquí una
barrera al afecto, a la capacidad de lo que nos toca, de sentir su dolor. Sólo
se me ocurre –no puedo más que esforzarme en intelectualizar, porque no puedo
alcanzar expresarlo, y sé que es tanto como no sentirlo– construir el dolor de las
víctimas como affectio societatis; o sea, voluntad común de constituirnos socialmente como iguales en el duelo ajeno
mediante compassio: una vivencia
pasional capaz de superar la pena propia producida por el espectáculo del
dolor del otro. El dolor de los otros no quiere, ni necesita de nuestra pena, ya tiene la
suya; más aún, tiene el dolor, que es muy diferente a nuestra consternación. La ‘pasión’
requerida es compadecimiento, pero es tan, tan difícil, tanto. No ser
impasibles ante el dolor inexpresable es el primer paso, el primer duelo.

No sé, honestamente,
cuántos han de darse, cuánto más debo caminar. Sé que el
camino es largo y serán muchos pasos. Y también que comenzar recorrerlo es ya atribularme, aunque tampoco
eso basta; nunca bastará. Pero, al menos, no es una brújula irreflexiva; es un norte magnético,
un norte al que ser atraídos, al que acercamos lo bastante para que nos toque,
y nos afecte realmente.  

 

J.C.G.

Categorías
Uncategorized

La voz de los disidentes de Verona

Categorías
Uncategorized

Derecho y Literatura en Italia. Congreso de la Società Italiana di Diritto e Letteratura (SIDL)

Categorías
Uncategorized

Seminario de Derecho y Literatura en Brasil. Universidade do Vale do Itajaí (Itajaí. Brasil)

Categorías
Uncategorized

DEL GÉNERO VICTIMA Y LA VÍCTIMA DE GÉNERO

He leído el Auto de la AP de Pamplona acordando Libertad Provisional para los componentes de ‘La Manada’, a los que había juzgado y condenado.

Varias cuestiones me interesa destacar. A) Es una magistrada la que apoya al Ponente, que resulta ser el magistrado discrepante de la sentencia condenatoria, separándose así del criterio del ahora magistrado discrepante, con quien antes firmó la sentencia condenatoria. B) El Ponente del Auto -que fue discrepante de la sentencia- obvia todo lo posible la sentencia de la que discrepó. Es, por tanto, bastante ‘coherente’, no así la magistrada que con él ahora suscribe. Es igualmente coherente el magistrado ahora discrepante, precisamente porque su principal argumento es que la sentencia condenatoria -de la que él fue finalmente Ponente- no puede ser obviada. C) El asunto ‘jurídico’ sensu stricto es de suficiencia motivadora, razonabilidad y proporcionalidad a la hora de apreciar el mantenimiento o no de la actual situación personal de los ‘condenados’, en prisión provisional. Parece, pues, inevitable que no se pueda obviar el antecedente de suficiencia motivadora, razonabilidad y proporcionalidad establecida respecto de hechos y reproche penal en la sentencia. D) El actual ponente -antes discrepante- aporta argumentos de autoridad (sentencias del TC y alguna del TS y TEDH) para establecer que la sentencia condenatoria de la que él discrepó ‘no legitima el automatismo de la prisión provisional’. Pero ello, con ser evidente, no constituye per se suficiencia motivadora, razonabilidad y proporcionalidad. Porque es, por el contrario, una retorsión del argumento legitimar el ‘automatismo’ de la no inclusión de la sentencia condenatoria en el razonamiento motivado, razonable y proporcional de la decisión que acuerde o deniegue la modificación de la situación personal de los condenados, porque -como viene a sostener el ahora magistrado discrepante del acuerdo adoptado por mayoría- el rechazo del mero automatismo no implica que automáticamente la sentencia condenatoria debe ser obviada.

PERO LES DIGO muy claramente que a mí, todo esto, tan ‘jurídico’ me parece una comedia en la que- como decía Ortega y Gasset- siempre hay una víctima. Y ES ESTO LO QUE ME PREOCUPA: la VÍCTIMA, EL GÉNERO ‘VICTIMA’. Y, todavía más, no tanto que aquí la víctima sea de GÉNERO, como el que el auto -e incluso el voto discrepante- y las SSTC, SSTS y SSTEDH obvien en sus razonamientos criterios victimológicos. Sólo lateramente la VÍCTIMA -aquí una Víctima de GÉNERO- es integrada en el razonamiento, de modo que éste no me parece -es mi opinión- suficientemente motivado, razonable y proporcional. La motivación, razonabilidad y proporcionalidad está construida, en toda la extensión y amplitud de la decisión adoptada y de la discrepancia expuesta, FRONTALMENTE IGNORANDO A LA VÍCTIMA. Y, en ese sentido -que es el hegemónico en las SSTC, SSTS, SSTEDH y en este auto y voto discrepante- que la motivación, razonabilidad y proporcionalidad ofrecida es, por tanto, SÓLAMENTE ENDOPROCESAL.

O lo que es lo mismo, el MENSAJE A LA CIUDADANÍA ES QUE la VICTIMA, cualquier VÍCTIMA y, en concreto, la VICTIMA DE GÉNERO que ha sido VÍCTIMA en este PROCESO ya no forma parte del PROCESO. Está fuera de él, está en el afuera, esperando, esperando, esperando a que se le haga JUSTICIA, en otra instancia, en otro lugar. Y suerte tiene -MUCHA- de que en el ‘afuera’ no esté completamente SOLA; pero no porque esté en la calle y en la calle haya mucha gente, sino porque fuera está -asimismo esperando, esperando, esperando- LA JUSTICIA. LA JUSTICIA ESPERA FUERA DEL JUICIO, DE LA SENTENCIA, DE LA DOCTRINA TRIBUNALICIA, Y DE ESTE AUTO Y DE SU VOTO DISCREPANTE, Y ESTÁ HARTA DE ESPERAR, ESPERAR, ESPERAR.

Por más que la JUSTICIA sea una ESPERANZA, una espera contenida, NI EL JUICIO, NI LA SENTENCIA, NI LA DOCTRINA TRIBUNALICIA, NI ESTE AUTO Y SU VOTO DISCREPANTE, NI LA INSTANCIA PROCESAL SUPERIOR QUE ESTÁ POR RESOLVER, deberían desoír -NO LA ALARMA SOCIAL- sino el GRITO DE JUSTICIA DE LAS VÍCTIMAS que claman a la intemperie del PROCESO, desesperadamente, al lado de la JUSTICIA QUE ESPERA, ESPERA, ESPERA.

José Calvo González

 

 

Categorías
Uncategorized

COMO PULGARCITO ANTE EL OGRO

Estos niños, aunque lloren, tienen el coraje de estar arrojando un guante al Destino de los Derechos de todos nosotros.

Categorías
Uncategorized

Álbum Seminario de Doctorado «Perfiles iusfilosóficos en la obra José Saramago». Facultad de Derecho de la Universidad de Málaga (España)

 

Álbum Seminario de Doctorado 17-18 # 55. Perfiles iusfilosóficos en la obra José Saramago, organizado por el Programa de Doctorado en Ciencias Jurídicas de la Facultad de Derecho de la Universidad de Málaga y la Cátedra Abierta de Derecho y Literatura-UMA.

Conferencias de la Dra. María Pina Fersini (Dra. por la Università degli Studi di Firenze y la Universidad de Málaga) con el título de ‘El lado oscuro’ de la historia. Saramago, Foucault e Historia Sincrónica, y del Dr. José Calvo González, Catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad de Málaga, con el título:El espectáculo de la ley en el ‘Ensayo sobre la ceguera’.