Arte y Derecho. De la Justicia yacente

Alegoría de la Justicia (c, 1599), por Pedro de la Cuadra (?- 1629). Relieve en madera policromada. Museo Nacional de Escultura de Valladolid. Procedencia Convento de Nuestra Señora de la Merced (Valladolid), de donde salió tras las Desamortizaciones del s. XIX. Renacimiento

Allegoria della Giusticia (1656), por Bernardino Mei (1612-1671). Óleo sobre tela. Col. privada. Barroco

 

 

Gerechtigheid voor Geertruidenberg (1684), por Aart van Tongeren (?-?) Gemeente Geertruidenberg. Barroco

 

Bibliografía:

Andrés Merino, «¿La Justicia derrotada?: Una extraña tabla
policromada en Valladolid», Revista de Arte – Logopress, 8. Abril,
2012 (accesible en: http://www.revistadearte.com/2012/04/08/la-justicia-derrotada-una-extrana-tabla-policromada-en-valladolid/
)

Bernardino Mei e la pittura barocca a Siena, Fabio Bisogni e Marco Ciampolini (eds.). Firenze: SPES
(Studio per Edizioni Scelte),1987.

J. van Mosselveld, «Het schilderij De
Gerechtigheid
te Geertruidenberg», Brabantse Leeuw  9 (1960), pp. 55-60, y Weegschaal &
zwaard: de verbeelding van recht en gerechtigheid in Nederland
, M. A. Moelands
en J. Th. de Smidt (red), Den Haag: Jongbloed Juridische Boekhandel en
Uitgeverij,1999, p. 97.

 

 

XXvvXXvvXX

 

Estas tres obras, pertenecientes al Renacimiento español y Barroco italiano y belga, presentan actitudes posturales poco frecuentes. En el caso de la Alegoría de la Justicia (c, 1599), de Pedro de la Cuadra, su compostura va ‘obligada’ por la distribución espacial del retablo, situada en la parte inferior. Su melancólica mirada no sugiere tanto, me parece, la derrota como el descanso.

En Allegoria della Giusticia (1656), de Bernardino Mei, la mirada al libro -las Institutiones Iustiniani– merodea entre lo incauto y la confirmación.

Por último, el modo riente de mirar en Gerechtigheid voor Geertruidenberg (1684), de Aart van Tongeren, augura deleite. También el tapete sobre el que su representación descansa casi incita a orientales fantasías de alfombras voladoras.

 

J.C.G.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Related stories