TALLER DE MEDITACIÓN ZEN

ZEN

Nos iniciamos en la disciplina Zen a fin de aprender a vivir de una manera equilibrada.

El Zen tiene casi 1000 años de existencia. Y  trata de nuestra vida cotidiana: de trabajar mejor en la oficina, de criar mejor a nuestros hijos y tener mejores relaciones.

Inevitablemente una práctica sentada y equilibrada nos permite disfrutar de una vida más sensata y satisfactoria.

Al meditar descubrimos que lo primordial es trabajar con nuestra mente ajetreada y caótica. Todos nos encontramos presos del pensamiento frenético; lo cual encauzamos con la práctica Zen llegando a una claridad y equilibrio mental.

Si practicamos con paciencia y perseverancia, bajo la guía de un buen maestro, nuestra vida se irá asentando y equilibrando de forma gradual.

                                                                            “ La vida tal como es” Charlotte Joko Beck

La meditación sentada se llama zazen, consiste solo en sentarse y olvidar las palabras.

Sentados derechos, no practicamos nada ni realizamos nada, no contemplamos nada.

Sentados derechos no distinguimos nada, no  discernimos nada y no juzgamos nada.

                                                                           Monje Zen Ryôtan Tokuda

Taller de iniciación al Zen:

Es un taller que consiste en sesiones grupales semanales donde se practica meditación sentada (zazen), meditación en movimiento ( kinhin) y reflexiones inspiradas en textos de tradición Zen.

Es una invitación a parar y crear espacios donde se dedica tiempo a respirar, estar en silencio y amabilidad.

Taller de poesía japonesa:

Es un taller mensual grupal para iniciarse en la poesía y escritura Japonesa.

Está pensado para conectar con la parte creativa dejando aflorar esa energía en forma de poesía.

Es una invitación a volver hacia uno/a .

En este taller se darán herramientas de creación y escritura poética tipo Haiku.

Es un poema aparentemente sencillo por su brevedad pero a la vez tan profundo y diferente.

Se ha convertido en una vía espiritual y para ello se precisa una referencia rigurosa y fiable para poder comprender.

El Zen no invita sólo al despertar de la Mente sino también al despertar del cuerpo y al despertar del corazón .El Zen invita al despertar de la totalidad del ser humano pues es así, con todo lo que soy y tengo a cada momento, como la Vida puede desplegarse plenamente.

Zen y Vida